Galaxy Note 8 Review en Español Tras un Mes de Uso continuo. (VIDEO)

Nunca había pasado tanto tiempo con un teléfono de la serie Note de Samsung, como con el Note 8. Verán: como reviewer, suelo pasar dos semanas con un teléfono como principal. El motivo? Una vez transcurridas esas dos semanas, lo más probable es que otro teléfono que requiera review aparezca entre mis manos1. Si, si; #firstworldproblems y todo eso, lo sé. Pero quiero compartirles mi perspectiva: tengo la fortuna de poder probar muchos teléfonos, pero muchas veces, no puedo pasar tanto tiempo con ellos como ustedes; no puedo llegar a familiarizarme con cada una de sus características. Y es algo que ocurre con muchos reviewers.

En esta oportunidad quise darle mayor tiempo al Galaxy Note 8. Principalmente, porque se trata de un teléfono muy diferente al resto. El S-Pen, el lápiz táctil, es parte integral del teléfono, por lo que ignorarlo y usarlo como cualquier otro smartphone es dar una perspectiva totalmente equivocada.

Note 8

Desde ya les digo: si el S-Pen no les llama la atención en absoluto, ahórrense el dinero y cómprense un Galaxy S8+, pues ofrece características casi idénticas al Note 8 en Hardware y Software. Sin embargo, tras un mes de uso constante del Note 8 CON el S-Pen, este smartphone se ha convertido en mi favorito del año.

S-Pen: La esencia del Note 8

He quedado enamorado del S-Pen. Quizás porque gracias al iPad Pro y el Apple Pencil – que uso como máquina de trabajo principal desde el año pasado – mi uso de un lápiz o stylus se ha convertido en parte primordial de mi flujo de trabajo, tomando apuntes, subrayando ideas, marcando conceptos.

Note 8

El S-Pen del Note 8 funciona mejor que nunca, con 4096 niveles de presión, con tecnología que Samsung ha creado en alianza con Wacom. La escritura se siente fluida y rápida, incluso con mi horrenda letra. Algo que me encanta del Note 8, es que el puedo tomar apuntes apenas saco el lápiz del teléfono, sin necesidad de desbloquear el equipo. La pantalla AMOLED permanece en color negro y puedo escribir ideas o conceptos al instante. Esta rapidez de uso ha hecho que el Note 8 se convierta en el primer dispositivo que saco de mi bolsillo cada vez que quiero tomar un apunte.

Ustedes saben que soy un “heavy user” de iPhones. Tengo uno desde el 2007, uno de los primeros en Perú – mi estimado amigo Luis Carlos Burneo, aka Henry Spencer, hizo un video al respecto – y siempre, siempre, he tenido un iPhone al lado de cualquier otro teléfono que he estado probando. Tal es mi familiaridad, que siempre he preferido tomar apuntes rápidos en un iPhone (ahora con Bear, excelente app para Mac / iPhone). Desde que tengo el Note 8 y decidí dedicarme de lleno a usar el S-Pen, sin embargo, todo esto ha cambiado. Con este teléfono de Samsung basta con sacar el S-Pen y de inmediato puedo apuntar teléfonos, direcciones, una idea que se me venga a la mente. E incluso puedo hacerlo bajo el agua!2

Note 8

Y este es sólo un aspecto del S-Pen, pero al que le encontré mayor uso.

Lo que me encanta, es cómo el stylus se integra tan bien al sistema operativo; Samsung ha hecho excelentes cambios para sacarle provecho al S-Pen, sin duda después de tantos años de experiencia (ya se cumplen 7 años desde que esta línea debutó, después de todo). Utilizarlo para navegar es todo un placer. La posibilidad de hacer anotaciones en los pantallazos que capturamos, o usarlo cuando estoy editando fotos con Snapseed para tener mayor precisión con la brocha, es algo sumamente intuitivo.

Cuando sacamos el S-Pen del dispositivo, se abre un menú con diferentes opciones – todas personalizables – para poder interactuar más fácilmente con el smartphone. Desde aquí, por ejemplo, podemos hacer una “selección inteligente” de la pantalla para capturar solo parte de la pantalla cuando estemos haciendo un screenshot. O podemos seleccionar un video que se esté reproduciendo y generar automáticamente un GIF.

Tenemos la opción de tomar apuntes directamente sobre la pantalla (en caso estemos viendo una imagen, o leyendo un artículo). Podemos también traducir automáticamente el texto de la pantalla: basta con seleccionar la opción, colocar el S-Pen encima de la palabra que queremos traducir y se buscará el resultado en el idioma que deseamos inmediatamente. Otra cosa que me agrada, es que podemos usarlo para tener una lista de atajos a Apps cada vez que sacamos al S-Pen. Yo usé bastante tanto Samsung Notes, como OneNote de Microsoft3 para tomar mis apuntes, así que tenía atajos para ambas.

Lo usé también para dibujar, por supuesto, pero aquí definitivamente prefiero un “canvas” más grande; para dibujar, una tablet es mejor alternativa.

Pero para tomar apuntes, o interactuar con el teléfono? El S-Pen es excelente. Tanto, que cada vez que uso otro smartphone que no lo tiene, lo extraño.

Note 8

Con el Note 8 por fin entendí por qué muchos usuarios de Note no se pasan a otro dispositivo; entendí cómo el S-Pen se vuelve parte fundamental, no sólo para tomar apuntes o escribir notas, sino para navegar por el teléfono, para abrir apps, saltar entre ellas, usarlas. A veces la precisión que nos da un stylus es muy, muy práctica. Y gracias a este mes que pude pasar con el Note 8, me he vuelto adicto al S-Pen.

Yo, como muchos de ustedes, dudaba de la utilidad del S-Pen, por lo que solía preferir la línea “S” de Samsung. Pero luego de usarlo como mi teléfono principal, me cuesta bastante volver al S8.

 Cámara Dual: El toque que le faltaba al S8.

Note 8

Otro aspecto en donde el Note 8 se diferencia del S8, y ofrece algo mejor, es en el tema fotográfico. El punto “flaco” del S8, como lo comenté en mi reseña, es que la cámara no ofrecía mayores mejoras frente a la excelente cámara del S7. Si, seguía siendo muy buena, pero frente a competidores que ofrecían cámaras duales y, por lo tanto, mejor calidad de imagen (en algunos casos), o mayor versatilidad (con la posibilidad de tener un zoom óptico), sentía que Samsung podía haber hecho mucho más.

Y no tuvimos que esperar mucho, porque el Note 8 por fin nos trajo lo que muchos ansiábamos: una segunda cámara fotográfica.

Existen múltiples sistemas de cámaras duales. LG opta por un lente gran angular, dándonos una perspectiva parecida a las GoPro para fotos. Es muy divertida, pero sufre en calidad de imagen. Huawei usa cámaras monocromáticas junto a la de colores para mejorar la calidad de las fotos; el sensor monocromático logra capturar mucha más luz que un sensor a colores, y Huawei combina estas dos imágenes obteniendo mucho más detalle. Finalmente, Apple, con el iPhone Plus, implementa un lente “telephoto” en combinación al angular, con un rango focal equivalente a 56mm. En términos fotográficos, es el lente que se suele usar para fotos de retratos y convenientemente funciona también como un zoom óptico 2X sin pérdida de calidad.

Samsung opta por este mismo sistema para su primer teléfono con cámara dual. Tenemos un lente equivalente a 56 mm, que funciona genial para retratos. Este lente secundario no deja entrar tanta luz como el angular, con una apertura f/2.4 4. Sin embargo, donde Samsung ofrece la ventaja frente al iPhone, es que ambos lentes tienen estabilización óptica. Eso permite capturar fotos menos movidas en la oscuridad y nos da un video menos agitado cuando filmamos con nuestras manos.

Note 8

El tener dos ángulos o perspectivas gracias al sistema de cámaras duales, nos da otra ventaja: la posibilidad de difuminar el fondo, de conseguir el efecto “bokeh”, imitando lo que requeriría una cámara con un sensor mucho más grande que el que tenemos en nuestros teléfonos. Y el Note 8 hace un buen trabajo haciendo el efecto de fondo borroso. Pero sólo cuando logramos hacerlo funcionar. Me explico: de manera similar a como le ocurrió al iPhone 7 Plus el año pasado – el primer teléfono de cámara dual de Apple – el Note 8 pide condiciones especiales para poder activar el efecto de fondo desenfocado o Live Focus: tenemos que estar en un área muy bien iluminada y a cierta distancia (1.3 metros) del objeto o sujeto para que funcione. Si no se dan estas condiciones óptimas, el Live Focus simplemente no se activa. En contraste, Apple con iOS 11 ha mejorado considerablemente esta detección y funciona muy seguido – y bien – con el iPhone 7 Plus y el 8 Plus. Por otro lado, Huawei, que también nos da la posibilidad de desenfocar el fondo, lo hace casi siempre, sin ninguno de estos requisitos de distancia o iluminación. En mi experiencia, el Note 8 era el que más fallaba en encontrar las condiciones ideales para activar este modo. Pero cuando funcionaba, lo hacía bastante bien, comparable a los resultados que obtengo con el iPhone 7 Plus. La ventaja, es que la calidad de colores, saturación y detalle de Samsung son superiores a los conseguidos por el iPhone.

Note 8

Dejando de lado este modo de desenfoque, la cámara del Note 8 es excelente; una de las mejores del mercado, definitivamente. Y gracias a este lente secundario estabilizado, es una de las más versátiles que encontraremos. El lente telephoto se comportó muy bien en fotos y videos.

La experiencia fotográfica con el Note 8 es más completa que el S8. No ofrece un salto radical, pues la cámara angular es la misma. Pero tener la versatilidad que nos da el segundo sensor, hace que no tenga nada que envidiarle al resto de teléfonos con cámaras duales.

Mejoras en Software y Hardware

Algo que noté inmediamente en mi prueba con el Note 8, es que toda la experiencia fue mucho, mucho más fluida. El S8 es un teléfono sumamente poderoso pero aún así encontré unas cuantas pausas mientras saltaba entre apps. Y ciertas demoras, después de todos estos meses de uso, cuando lanzaba apps. Cuando usaba ambos en paralelo, la diferencia era notoria: el Note 8 tardaba menos en lanzar apps, menos en saltar entre apps; pero sobre todo, no había esas pequeñas “pausas” que suelen ocurrir en el Note 8.

Note 8

Todo esto ha desaparecido en el Note 8. La interfaz es fluida en todo momento; quizás la más fluida que he visto de un teléfono de Samsung hasta ahora. Esto es gracias, en parte, a que el Note 8 tiene 6 GBs de RAM en lugar de los 4 del S8. Pero también se debe a que el Note 8 viene con Android 7.1.1 y Samsung Experience 8.5, mientras que el S8 sigue en Android 7.0 y Samsung Experience 8.0.. La versión 7.1 de Android trajo muchas mejoras tanto en estabilidad, como en rendimiento al sistema operativo (la 7.0 era algo “buggy”). Y hasta ahora, Samsung no ha lanzado la actualización a 7.1.1 al S8 (seguramente están preparando la actualización a Oreo directamente).

Teniendo en cuenta todas las similitudes que tienen el S8 y el Note 8, no me cabe duda que esta diferencia en Performance se debe principalmente al software, así que basta esperar, nada más, que Samsung lance la actualización al S8 para que ambos estén a la par.

Note 8

Pero tal y como están las cosas ahora, a fines de octubre del 2017, el Note 8 es el claro ganador en rendimiento y performance.

Similitudes y diferencias con el S8

Como comentamos en el punto anterior, ambos teléfonos comparten bastantes componentes de hardware. Ambos tienen el procesador Exynos 8895 de Samsung.

El Note 8 tiene una pantalla ligeramente más grande que la del S8+, con 6.3 pulgadas contra las 6.2 pulgadas del S8+. Y cuando lo manipulamos, se siente incluso más grande, debido a que la pantalla es mucho menos curva que la del S8+ – para aprovechar mejor el S-Pen. Ambos teléfono utilizan el formato 18.5:9, por lo que son más largos que los teléfonos regulares y de años anteriores. Para el S-Pen, es beneficioso, pues se asemeja más a una libreta de apuntes, permitiéndonos escribir más verticalmente.

Note 8

En calidad de imagen, la pantalla del Note 8 es superior no sólo a la del S8+, sino a cualquier otra pantalla del mercado. Samsung lidera el tema de pantallas por un gran margen: sus paneles AMOLED no sólo son vibrantes, con una gran calidad de imagen, sino que son sumamente luminosos. El Note 8 logra alcanzar hasta un máximo de 1,200 nits de luminosidad, por lo que es sumamente legible en cualquier situación o tipo de luz. Ver esta pantalla en acción es todo un lujo, sobre todo con contenido HDR. Tuve la oportunidad de ver varios capítulos de Stranger Things 2 – filmada en HDR – en el Note 8 y se veía espectacular. Tanto, que preferí ver varias de las escenas más atractivas visualmente en el teléfono, que cualquier otro dispositivo. YouTube y el contenido HDR también se ven espectaculares. Es, sin duda, la mejor pantalla que pueden encontrar en el mercado ahora.

Note 8

Donde el S8+ gana, es en temas de batería: tiene una de 3,500 mAh contra la de 3,300 mAh del Note 8. Esto, debido que Samsung tuvo que hacer espacio para el S-Pen, que se guarda dentro del dispositivo. Samsung ha decidido no arriesgarse mucho en poner una batería de demasiada capacidad teniendo en cuenta lo qué pasó el año pasado con el Note 7.

En mis pruebas, obtuve una duración de batería casi idéntica a la del S8+ en uso normal. Quizás por las optimizaciones hechas por Samsung en software con Android 7.1.1 / Samsung Experience 8.5, la duración fue bastante buena. No ejemplar, y es algo que también le critiqué al S8+, pero tampoco decepcionó. Me encantaría ver, en la próxima generación, con el Note 9, cuando toda la catástrofe del Note 7 quede sepultada, a Samsung implementar una batería de mayor capacidad, pues es, en mi opinión, lo único que realmente le faltó al equipo para ser el teléfono ideal para mi. En este sentido, el Mate 10 Pro que también estoy probando ahora deja atrás al Note 8 en temas de autonomía, gracias a su generosa batería de 4,000 mAh, una pantalla más pequeña (6 pulgadas) y una resolución FHD+.

Note 8

Finalmente, tenemos la misma cámara frontal en ambos casos, que consigue resultados bastante decentes por lo general. Hubiera preferido un lente más angular – nos toma fotos y videos demasiado cerca – pero la calidad, incluso de noche, es muy buena.

 Conclusión

Así llegamos, pues, al final de esta reseña. El Note 8 se ha convertido en mi teléfono favorito en lo que va del año, y tranquilamente está entre mi top 3 de mejores teléfonos del 2017 hasta ahora. Usar tanto el S-Pen ha sido una verdadera revelación; me ayudó a entender por qué esta línea de teléfonos genera tal nivel de fidelidad entre sus usuarios. Tanto, que me costará volver a usar smartphones que no lo utilicen, que no se integren tan bien con el pequeño lápiz.

El Note 8 corrige casi todas las quejas y pocas carencias que tenía el S8+. Pero lo hace a un precio bastante elevado: el Note 8 cuesta aproximadamente $950-$1,000 contra los $800 del S8 Plus. Vale la pena esta inversión adicional?

Note 8

Pues si, tras pasar un mes completo usando el Note 8 como mi teléfono principal, para mí si lo vale: tanto en cámara, como en la practicidad del S-Pen, este smartphone ofrece mejoras suficientes para valer el costo adicional. Sobre todo si, como yo, pasan horas de horas – de horas – frente al teléfono. Si sus teléfonos se han convertido en sus herramientas de trabajo principales, el Note 8 es la mejor herramienta que encontrarán ahora en el mercado.

Note 8

 No te pierdas tampoco:

 Reseña del Galaxy S8

Samsung Galaxy S8 Review. Un digno competidor al Teléfono del Año

 Galaxy Note 8 vs S8+

Galaxy Note 8 vs S8. Cuál es mejor? (VIDEO)

  1. Por eso aún no han visto una reseña del HTC U11 o el LG Q6, que lamentablemente, he tenido que dejar pasar para poder culminar con las reseñas pendientes ↩
  2. Esto no sé por qué me llamó tanto la atención. Pero apenas probé el tomar apuntes mientras rociaba agua sobre el Note 8 y ví que la detección de texto funcionaba perfecto, quedé estupefacto ↩
  3. OneNote lo uso también en el iPad cuando tomo apuntes a mano con el Apple Pencil; es la alternativa multi-plataforma más versátil para input con lápices ↩
  4. igual que el lente angular del iPhone 7 y 8 Plus ↩

El artículo Galaxy Note 8 Review en Español Tras un Mes de Uso continuo. (VIDEO) apareció primero en **********.

********** – tecnologia para todos. Smartphones, tablets, tips y tutoriales

ESCRIBE UN COMENTARIO